Las numerosas aldeas de Ezcaray

Las aldeas de Ezcaray


El núcleo urbano de Ezcaray tiene una prolongación discontinua en las muchas aldeas que se encuentran dentro de su término municipal. La vida de estos pequeños núcleos de población ha cambiado mucho en los últimos años. Cuando yo las conocí tenían una vida agrícola y ganadera muy intensa. Sin embargo muchas de ellas habían nacido al calor de alguna explotación minera. Luego hubo un periodo de tiempo bastante largo de continua decadencia y algunas hasta desaparecieron por el abandono de sus habitantes. Con la vocación claramente turística de Ezcaray fueron redescubiertas y en la actualidad gozan de muy buena saluz gracias al turismo rural que se ofrece a los visitantes en muchas de ellas. Son verdaderos paraísos pero te ha de gustar la tranquilidad.

  • Zaldierna

    Zaldierna es una pequeña aldea que caminando despacio se recorre de punta a punta en apenas diez minutos. Sin embargo, no por ello deja de ser necesaria una guía. Cada una de sus calles os mostrará todo el encanto de una aldea rural de montaña, con sus casas sólidas de paredes de piedra y sus anchos muros. Algunas de ellas, de tan juntas, apenas dejan pasar la luz del sol e invitan al recogimiento. Otras, anchas y luminosas, nos conducen a la plaza de la Iglesia de San Sebastián, enmarcada por sus tilos centenarios. La calle del Río, la calle del Molino, la Fragua, el Horno… Sus pisos empedrados os llevarán un siglo atrás, cuando el tiempo y las vidas se medían por los ritmos de la naturaleza.

    La aldea de Zaldierna se encuentra en medio del valle del alto Oja. Es un valle relativamente pequeño de aproximadamente veinte kilómetros de longitud total desde su entrada por la villa de Ezcaray hasta la cima de La Cruz de la Demanda. Aunque más exactamente deberíamos considerar a este bello municipio como su salida, dado que el Oja nace en la Sierra de la Demanda y discurre hacia el este en busca del Ebro. Aquí debajo podéis ver en panorámica la bella imagen del Oja a su paso por Ezcaray y la vista excepcional que nos ofrece la montaña de Santa Bárbara, justo a los pies de su ermita.
    Si seguimos en su descenso el curso del río Oja, iremos descubriendo un valle que poco a poco se va separando, dejando a sus márgenes laderas empinadas de abruptas pendientes. Actualmente y debido a la despoblación de los años 60 del siglo pasado y también a la normativa europea sobre la producción de leche de vaca, encontraremos que los antiguos cercados de cultivos, desde cereales de altura a la rica huerta, han dejado paso a extensas zonas verdes donde pacen las vacas. Ganado vacuno dedicado enteramente a la producción de sabrosa carne.

    El río Zambullón, afluente del río Oja, divide la aldea de Zaldierna en dos partes asimétricas. Siguiendo su corriente, la margen izquierda es la más grande de las dos, quedando a la derecha el conjunto de la Iglesia de San Sebastián y el edificio del horno, al margen de algunos edificios más. Este río Zambullón, también conocido como Aia, es el que pasa bajo los puentes que unen la iglesia con el resto de la aldea.

    Los rincones de la aldea de Zaldierna

    El horno de Zaldierna
    Igual que otros edificios de la aldea, era el horno un lugar público y comunal donde los vecinos hacían pan para toda la semana. El bien más preciado, la levadura, era guardado por diferentes familias de manera que siempre quedara para poder seguir haciendo pan.

    La Iglesia de San Sebastián y el Arenal: la Plaza de los Tilos
    Es sin ningún género de dudas el lugar más destacado de Zaldierna. Construcción del siglo XVIII, ha sido declarada por la Comunidad de La Rioja como patrimonio artístico, y nada más llegar ofrece al viajero una imagen inconfundible, con su puente de piedra y sus fuertes paredes amuralladas. La iglesia ha resistido el paso del tiempo y ofrece aún hoy en día un aspecto imponente, con sus muros altos, sus árboles frondosos -tilos mayoritariamente- flaqueándola y su vista elevada sobre la aldea y sobre el valle del Oja. Su mirador ofrece unas tomas ideales y un lugar especialmente adecuado para reposar y pensar.
    Para su construcción se utilizó mampostería en tímpanos y muros, y se dejó para la bóveda y los estribos el sillar y el sillarejo. Está formado por un arco de medio rebajado, realizado con pequeños sillares de tosca labra que arranca de estribos fabricados con el mismo aparejo (40 y 35 cm). La bóveda es de 2,90 metros y la rosca presenta dos dovelas irregulares de distintos materiales, entre los que abundan la pizarra. El resto de la obra, tímpanos y pretiles, el material empleado ha sido la mampostería, que aguas arriba ha sido reforzada con mortero de cemento durante el pasado siglo XX.

    Los tilos de la Plaza del Arenal
    Estos árboles tienen una historia especial: fueron plantados por los niños de la escuela de Zaldierna en los primeros años de la década de 1930. Celebraban entonces ya “La fiesta del árbol” y los niños se encargaban de cuidarlos. Hoy la mayoría de aquellos niños ya no están con nosotros y los que quedan son ancianos venerables que nos recuerdan su historia. Hoy en día todavía existen algunos de aquellos tilos. Ya no se pueden abrazar con los dos brazos debido a lo grandes que se han hecho.

    La escuela de Zaldierna
    A pesar de que muchos niños y niñas tenían que perderse días de escuela debido a que eran necesarios en las tareas del campo y con los animales, esta escuela ha dado instrucción durante muchos años a todos los pequeños de Zaldierna. Clase única, desde los más mayores a los más pequeños, compartían un único maestro que les enseñaba. Todos los niños que lo fueron durante la primera mitad del siglo pasado, con edades entre los 6 y los 14 años, pasaron por este edificio -hoy casa particular- para aprender.

    El molino de Zaldierna
    Es el molino otro lugar de importancia para la aldea. Según nos indica Joaquín Giro Miranda en ‘Memorias de un pastor riojano. El pan en La Rioja’: “A principios de siglo se ha constatado la existencia en la cuenca del río Oja de molinos comunales o de ‘adra’, voz que significa ‘turno’ y que Merino y Urrutia cita en las aldeas de Posadas, Azarrulla, Zaldierna, Urdanta, Altuzarra y Ayabarrena, donde se ha sustituido el viejo rodete de piedra o de madera por el de hierro. Al perderse estos molinos en las aldeas tuvieron que moler en Ezcaray y Valgañón, al igual que los vecinos de Zorraquín”.
    El molino de Zaldierna estaba en sus afueras, a pocos pasos de su salida pasando por delante de la escuela.

    La fuente de “El Solano”
    Hasta que hace muy pocos años Zaldierna no se dotó de unas instalaciones modernas de agua corriente, con unos depósitos en condiciones, lo habitual en la aldea era recoger el agua de las fuentes. En medio de la aldea destaca la fuente de “El solano”. Servía para dar de beber a los animales y también a las personas quienes, sobre todo en verano, acudían a ella a llenar los botijos y los barriles de la fresca y rica agua que manaba. Y que también hoy sigue manando.

  • Ayabarrena

    Saliendo de Posadas dirección Ezcaray, una indicación situada a la izquierda de dicha aldea, nos anunciaba que a 2 Km se encontraba Ayabarrena, otra de las aldeas del valle del Oja,y que hasta no hace mucho tiempo se encontraba despoblada.

    Por un estrecho camino de tierra llegamos a Ayabarrena, tenía entendido que dos personas lo habitaban, pero me llevé una gran sorpresa al ver que eran varias las viviendas, en las que se veía que había vida entre sus cuatro paredes.

    No solo en las viviendas, también en sus calles. Bueno, si así se les puede considerar, ya que no están ni asfaltadas y el musgo las cubre. Un tubo de la luz, recorría el suelo de una de ellas,
    y un tendido eléctrico, supuestamente creado por sus nuevos vecinos, sujeto por unos palos, recorría la aldea. Pude ver a uno de ellos haciendo nuevos trabajos de mejora en su vivienda.
    Le pregunté cuantas personas habitaban en la actualidad la aldea y me dijo que eran siete.

    El resto de sus viviendas que se encontraban derruidas estaban repletas de malas hierbas, que trepando por sus paredes las cubrían casi por completo.

    En sus tendederos colgaban sus prendas de vestir secándose con el movimiento del viento, esto me demostró también que en la aldea hay vida, ya que si tan solo fuese utilizada como segunda vivienda, creo que no hubiesen puesto un tendedero.
    Me pregunté si habrían sido lavadas en la acequia, que antaño servía de lavadero, construida junto al arroyo.

    Arroyo que pasa por el pueblo y lleva el nombre de la aldea: Ayabarrena
    Un tranquilo lugar para disfrutar del descanso, justo enfrente de una de las viviendas, se encontaba esta mesa rústica construida con una piedra.
    Como la mayoría de estas aldeas serranas se encuentran entre los montes Otero y Cenáticas, lugar muy adecuado para los amantes del senderismo. Tanto aquí como en Altuzarra, puede ver a gente caminando por sus caminos acompañados de niños y perros.

  • Posadas

    En la aldea se puede contemplar toda la tradición arquitectónica del valle reflejada en sus callejuelas empedradas, soportales y pasadizos de madera. Merece la pena visitar la Iglesia de San Juan Bautista, del siglo XVI, intentar pescar alguna trucha en el Oja y echar un vistazo al gran edificio al borde del canal: un antiguo edificio industrial que accionaba una ferrería gracias a la rueda y al salto de agua. Esta aldea posee la cita más antigua, que data del año 1037, donde se la denomina “Posatas”, ya que servía de posada a los pastores trashumantes que atravesaban la sierra.

    El patrón de la aldea es San Juan, que se celebra el 24 de junio con misa, procesión, aperitivo y chocolatada por la tarde.

    El 26 de agosto se celebran Gracias, con misa, cabezudos, aperitivo, juegos para los niños y, por la noche, verbena.

    Tfno. público: 941 427 189

    Cómo llegar

    Se sale de Ezcaray por la carretera de las aldeas. En puente Erma, poco después de pasar Azárrulla, la carretera pasa a la margen izquierda del Oja protegida en sus costados por los muros vegetales que cierran los prados. Llegamos a Posadas. 10 km.

  • Azárrulla

    En la aldea es fácil ver colmenas, vacas o huertas que sirven de medio de vida a sus habitantes, como lo ha sido durante años. También existió una ferrería de gran tradición en estos parajes en el siglo XIX. Situada en la margen derecha del Oja, se puede acceder por carretera.

    El día 2 de febrero se celebra la Virgen de la Candelaria con una misa en la iglesia de Las Candelas, que se encuentra en el centro de la Aldea.

    También se celebra San Antonio el 13 de junio, aunque se pasa al sábado más próximo ya que la afluencia de gente es mayor. Por la mañana se celebra una misa y se va en procesión hasta la aldea de san Antón donde permanecerá el Santo hasta el año siguiente en el que la procesión se hará desde San Antón hasta Azárrulla, donde durante otro año permanecerá el Santo en esta iglesia.

    El 28 de agosto se celebra el día de Gracias.

    Tfno. público: 941 427 179

    Cómo llegar

    Se sale de Ezcaray por la carretera de las aldeas y, tras pasar los cruces de Urdanta y Zaldierna llegamos al cruce de Azárrulla, situada a la izquierda de la carretera.7 km

  • Cilbarrrena

    Cilbarrena, es una aldea despoblada, pero con un magnífico paisaje para llegar a ella.
    Saliendo de Ezcaray por la LR 415, en la margen derecha del río, podremos ver el barranco de Cilbarrena.

  • San Antón

    Casi enfrente de la aldea de Azárrulla, y en la margen izquierda del Oja, se encuentra la bonita aldea de San Antón, por la que discurre el arroyo “Rogaldía”.
    Cuenta también con su iglesia, de construcción rural, dedicada a San Antonio.
    Se pueden ver en las laderas entre las que está situada la aldea, las entradas de las galerías de las antiguas explotaciones de mineral de hierro.
    Han sido varias las explotaciones de hierro conocidas en Ezcaray, siendo las de San Antón una de las más importantes.

    Cómo llegar

    Sale de Ezcaray por la carretera de las aldeas y, tras pasar los cruces de Cilbarrena y Zaldierna llegamos al cruce de San Antón, situada a la derecha y justo enfrente de Azárrulla. 8 km.

  • Turza

    La mayoría de las casas de esta aldea, que se encuentra en el bonito valle de Turza, se encuentran semiderruidas, aunque tiene alguna casa mejorada y los fines de semana llegan visitantes a estas casas rehabilitadas.
    Acudían a ella los habitantes de las aldeas cercanas, y tenía iglesia, escuela y otro tipo de servicios comunales.
    Como con el resto de las aldeas, el paisaje y el paseo hasta ella merece la pena.

    Cómo llegar

    Se sale de Ezcaray dejando atrás el Puente Canto hasta el primer cruce a la izquierda que señala la dirección de Bonicaparra a 8 km. y que conduce a la aldea de Turza. Los últimos km. del camino a Turza están sin asfaltar, se puede acceder en coche con precaución. 9 km. en coche.
    5 km. si se decide ir a pie por la senda de Gran Recorrido (G.R. 93)

  • Urdanta

    Gracias a su estupendo paisaje, esta aldea ganadera tiene cada vez más visitas turísticas.
    Situada en lo profundo de un barranco, bañada por el río Urdanta, que nace al pie del pico de San Lorenzo y bajo el cual se sitúa esta aldea.
    Separada en dos barrios, a la que tampoco le falta su iglesia, en cuya torre se aprecian restos románicos, ni sus ya abandonadas escuelas, o el molino y el horno de cocer el pan, el cual estaba al servicio de todos los antiguos vecinos.

    Tfno. público: 941 427 207

    Cómo llegar

    Se sale de Ezcaray por la carretera de las aldeas, que sigue el mismo trazado de la Cañada del Oja. Un cruce a la izquierda indica la aldea de Urdanta. 10 km

  • Otros temas de nuestra página que te pueden interesar:

    Casa rural Ezcaray

    Encantos de Ezcaray

    Compra piso Ezcaray

    Rincones de Ezcaray

    Senderismo Ezcaray