Carnaval, carnaval, en Ezcaray

Fin de semana de carnavales en Ezcaray

Ya están otra vez aquí los carnavales de Ezcaray. Son una fiesta sencilla y no tienen el esplendor de otros lugares mucho más afamados por estas fiestas. De hecho durante mucho tiempo se pasó casi en silencio por ellos ya que durante el periodo franquista apenas se celebraban.

En la actualidad los carnavales de Ezcaray son una fiesta popular con mucho colorido infantil pero en la que no faltan las peñas y grupos de amigos que se montan un tema y participan en la fiesta, en el baile que tiene lugar en la plaza del quiosco y en el concurso de disfraces. ¿Es como un anticipo invernal de las fiestas de Santa Bárbara? Pudieran considerarse así ya que la plaza de arriba es un marco perfecto para el baile y la fiesta.

En Ezcaray ya se sabe, el tiempo siempre puede ser una amenaza y más en estos meses invernales de febrero o marzo. Pero también es verdad que el pueblo ya tiene muy asumido este clima tan frío de estos primeros meses y tan agradable en los meses estivales. Nunca es problema el tiempo a no ser que el temporal se esté produciendo en el mismo momento de la fiesta. Los ezcarayenses y los incondicionales se abrigan y a celebrar lo que haga falta. Para eso están los soportales que comunican las calles principales. Prestan una protección y una sensación de acogida que se agradece.

Disfrutar de los carnavales de Ezcaray es fácil ya que siempre se celebran en torno a un fin de semana. ¡Ah los fines de semana en Ezcaray! Quienes los conocen no faltan a ninguno de ellos y vivan donde vivan cada siete días vuelven de nuevo a descansar y vivir que no es poco. Se te pasará volando. Basta con alquilar una habitación o reservar en alguno de los muchos hoteles para tener un buen alojamiento a tu gusto y salir a la calle a encontrarse con las cuadrillas de niños o grandes que participan en la fiesta. La información completa puede verse en la página del ayuntamiento que nos detalla los horarios y actividades. Seguro que además del baile nos cae algo caliente a cargo de alguna de las muchas asociaciones culturales y de recreo en las que participan los vecinos.