Las habas de San Benito

En marzo, Las Habas de San Benito, qué buenas


En marzo Ezcaray comienza un nuevo ciclo primaveral como en pocos otros lugares. Se empiezan a multiplicar los fines de semana lúdicos y culturales y para el fin de semana en el que comienza la primavera, en torno al día de San Benito, rememorando aquellas épocas en las que se hacían diferentes obras de caridad repartiendo comida entre los necesitados, en Ezcaray, la cofradía que lleva su nombre se arma de valor y placer y monta sus calderas de habas en las traseras del edificio El Fuerte, antiguas calderas de la Real Fábrica de Paños Santa Bárbara, y ponen a cocer habas y más habas.

La receta es todo un misterio pero se sabe que las habas no entran en las calderas ellas solas. Van acompañadas de todo lo bueno, que es mucho, que en estas tierras serranas somos capaces de cultivar: tocino, morcillas, cebolla, ajos, chorizo, pimiento, … qué se yo. Al final lo que tenemos, tras varias horas de cocción y meneo es un puré de habas exquisito.

La fama de las habas de San Benito se ha extendido por todo el norte de la península y las colas que la gente hace para recogerlas son tan largas como las del paro en nuestro país. Menos mal que la espera se ameniza con música de fiesta, que ya se sabe que para la música Ezcaray tiene un especial oído tal y como lo atestigua nuestra centenaria Banda Municipal o nuestro festival anual de Jazz allá por el mes de julio.

Y disfrutar de Ezcaray es bien fácil. Su perfecta ubicación en el tercio norte de la península, en un entorno gastronómico sin igual como es La Rioja, con unas perfectas vías de acceso desde cualquiera de las capitales del norte y con un amplio abanico de hoteles, camas y apartamentos no te van a permitir excusas. Si no vienes te perderás una oportunidad única de conjugar en una misma experiencia tranquilidad y naturaleza, gastronomía y vitalidad.