En San Benito, las habas

Las habas de San Benito, una fiesta que hunde sus raíces en la Edad Media

Las habas de San Benito, cada año, cuando llega la primavera, en el fin de semana que sigue al 21 de marzo, se celebran y se reparten por todo lo alto en Ezcaray. Es un guiso del que cada año sedistribuyen varios miles de raciones entre cuantos se acercan al Atadero.Hace ya tiempo que se dejaron de repartir en la huerta que se encontraba junto al parque de Tenorio. Cuentan que el reparto hunde sus raíces en el medieval priorato de Ubaga.

Aquello que comenzó siendo una caridad es, siglos después, desde que la costumbre se recuperó hace más de cincuenta años, una fiesta. Si aquellos pobres hombres, a los que el hambre y la resignación eximían de poner remilgos a las habas, levantaran la cabeza y vieran a cientos y cientos de personas guardando paciente fila para hacerse con algunas raciones de ellas, teniendo frigoríficos bien surtidos de comestibles, probablemente no lo entenderían. Pero, afortunadamente en este caso, los tiempos han cambiado y ya no es la necesidad la que a todos nos empuja a Ezcaray en estas fechas sino las emociones y la sensación de que con estas habas reforzamos nuestros vínculos con el alma de este pueblo con el que nos identificamos.
El calor de 20 ollas parece deshacer a los cofrades que mantienen a fuego lento el calculado revoltijo de ingredientes que evolucionan, despacio y sin pausa,hacia exquisito guiso. Todo el que se acerca por la zona se lleva unas cuantas raciones de habas, de las que una minúscula parte va adherida a la ropa en forma de pegajoso olor. «¿El secreto?. Debe ser San Benito, porque todo el mundo sabe hacerlas pero ningunas saben como estas»

El PDF que tenemos a continuación nos recoge las noticias que a lo largo de los últimos años se han ido publicando sobre este evento en nuestro diario regional La Rioja.


Más sobre las habas de San Benito.