Hoteles en Ezcaray

Decir Ezcaray es decir hoteles

 

Hubo un tiempo en el que los hoteles de Ezcaray tenían otros nombres a los actuales. De hecho entre los hoteles actuales, que yo recuerde, el único que se mantiene es el Echaurren. Su tradición y evolución posterior lo han convertido en toda una referencia gastronómica que sitúa a nuestro pueblo, Ezcaray, en las rutas de turismo gastronómico de nuestro país. Y si nos atenemos al turismo de vino, al enológico, entonces tendremos que hablar de turismo internacional para referirnos a este acogedor hotel multirestaurante en el que se han ido agregando sabores del tiempo y nuevos brotes primaverales de la alta cocina riojana, con armonía, buen gusto y elegancia al mismo tiempo.

echaurren nocturno

Digo que en el pasado los hoteles eran espacios más familiares y con menos habitaciones que en la actualidad. Los que recuerdo que ya han desaparecido, que desaparecieron ya hace algún tiempo son el hotel Inés que estuvo en la plaza de la Verdura, en lo que en la actualidad es ahora la oficina de correos y el hotel Marichu, junto a la carretera en el punto mismo en el que se arranca la carretera hacia El Sauco, Santa Bárbara o Zorraquín y Valgañon. En esa esquina del pueblo los Onaindia recibían básicamente a familias enteras que pasaban los veranos o parte de ellos en nuestra tierra serrana.

Casa la Coja, en la plaza del Conde de Torremuzquiz completaba el listado aunque tengo la impresión de que en esta última fonda lo que se daban en realidad eran comidas y no alojamiento. Mi memoria actual sólo se alimenta de pequeñas evocadoras imágenes que me vienen como flashes intermitentes y demasiado limpios de contenido.

La evolución turística de Ezcaray en los últimos 50 años ha convertido esta localidad en un hervidero de dinamismo festivo que trae constantemente clientes a nuestras calles, tiendas, bares, restaurantes, … y hoteles. Estos han adquirido nuevas y mayores dimensiones y han mejorado considerablemente sus servicios. De aquellos hoteles ha seguido esta evolución el Echaurren y a ella se han incorporado algunos nuevos como el Higuareña, el Montes Blancos, edificios de apartamentos de un amplio abanico de precios y la que fue siempre conocida como casa de la Blanquita y que ahora lleva su apellido como enseña, el Palacio Azcárate.

612163_986_485_fsimage_1_exterior111

El marco que se conforma en torno a la iglesia con todos los edificios que la rodean mostrando su sólida presencia en el tiempo es de los que dejan huella.

Ezcaray tiene encanto.