Nueva tragedia en Valdezcaray

El día 25 de febrero tuvimos una nueva tragedia en la estación de Valdezcaray, con la muerte de dos montañeros vascos que se encontraban haciendo senderismo en el monte San Lorenzo, el más alto de La Rioja, ya que supera los 2.000 metros de altitud.

Coche Funebre. Guardia Civil. Ambulancia. Esquiadores. Dos montañeros vascos han fallecido en Valdezcaray al precipitarse desde el pico de San Lorenzo y acabar en la pista de la Colocobia. Iker Jausoro, Joseba Zinkunegui. 26 de febrero de 2017. Raquetas. Senderismo. Accidente. Estacion de Esquí, Valdezcaray, Ezcaray. Suceso

Ambos hombres iban juntos y estaban haciendo una travesía con raquetas, lo que nos hace presuponer que llevaban el material adecuado y que tenían experiencia en este tipo de terrenos, aunque eso no les sirvió de nada.

Las causas no se conocen, pero lo cierto es que estos hombres se precipitaron 300 metros ladera abajo, para terminar en una de las pistas de la estación de Valdezcaray, a la que uno llegó muerto y el otro con lesiones muy graves, lesiones que le provocaron la muerte después.

El año no ha sido demasiado bueno, ya que a finales de enero fallecía un esquiador en la estación, una estadística nada buena pero que nos muestra bien  a las claras que la montaña es un lugar peligroso en el que todo el cuidado que pongamos es poco.

Sobre la montaña y sus peligros, uno de los esquiadores asiduos a nuestra estación remarca que a veces (no digo que sea el caso de estos tres fallecidos) hay un exceso de confianza pues muchas personas piensan que el monte San Lorenzo no es alta montaña.

Esto se hace por comparación con Los Pirineos, picos más altos, de manera que en La Rioja se tiene una falsa sensación de seguridad, ya que el monte San Lorenzo supera los 2.200 metros de altitud, por lo que se considera alta montaña y por lo tanto peligrosa.

Volviendo al último accidente, parece ser que el hielo pudo tener que ver, y que es posible que los dos montañeros tuvieran el accidente al acceder a una zona helada, que hizo que se escurrieran y terminaran rodando ladera abajo.