Problemas con la torre de una planta de biomasa

La biomasa es el futuro, eso nadie lo niega, ya que aprovecha los restos que nos deja el medio y es muy poco contaminante. Lo que pasa, es que a veces sus instalaciones se quieren colocar en los lugares menos adecuados.

IKJP_Central_Incineradora_de_Biomasa

Eso es lo que ocurre con una planta de biomasa que se va a colocar en nuestra región, cerca de Ezcaray. Esto es una buena noticia, pues es posible que dé puestos de trabajo en la zona, pero ocurre que esa planta va a acompañada por una torre de sesenta metros de altura.

La torre no sería un problema de no ser porque está enclavada en el corredor turístico que va de Haro a Ezcaray, tan importante para nuestro pueblo pues atrae mucho turismo, tanto enológico como cultural.

La torre es más alta que la catedral de Santo Domingo de la Calzada, lo cual genera un impacto visual enorme, que puede perjudicar mucho al turismo y a la economía de Ezcaray.

Es por eso que algunos políticos de la zona ya se han interesado por la construcción de la torre, algo que parece que de momento está en manos del Ministerio.

No nos oponemos a que se construya la planta, pero lo que no puede ser es que las nuevas construcciones perjudiquen a la economía de la zona.

Ezcaray es un pueblo que sobre todo vive de su turismo. De ese modo, y aunque la planta pueda dar puestos de trabajo sin tanta estacionalidad, lo cierto es que la torre perjudica al turismo.

De ese modo, la planta puede ser mala para la economía local, por lo que lo mejor es ver de qué manera se puede hacer para que no afecte al turismo, del cual vive la mayor parte de la población de Ezcaray.

Parece mentira, peor aún no hemos superado el debate del desarrollismo a cualquier precio, y parece que no se puede mejorar la economía sin perjudicar a algunos sectores.