Registrada una casa por presunta estafa en Ezcaray

Las estafas se adaptan a los nuevos tiempos, por lo que ahora han pasado a Internet. En la red hay que tener cuidado, pues las estafas siempre están a la orden del día, sobre todo en las páginas de compra y venta de productos de segunda mano.

stature-935643_960_720

Por eso, la Guardia Civil ha registrado un domicilio en Ezcaray, en el que ha encontrado mucho material informático y pruebas que llevará ante el juez, que será el que tendrá que decidir si esta persona estaba implicada en ese delito o no (recordad que siempre hay que respetar la presunción de inocencia)

Al parecer, el grupo de personas implicadas en esta presunta estafa siempre actuaba de la misma forma. Se dedicaba a poner anuncios de productos de segunda mano en las páginas que todos conocemos, y desde ahí contactaban con lo que eran los clientes a los que iban a estafar.

Lo que vendía este grupo eran productos intangibles, como entradas para conciertos o alquileres de apartamentos. A través de esos anuncios los estafados se ponían en contacto con ellos.

Los estafadores se ganaban poco a poco su confianza y les daban diferentes formas de pago, entre las que estaba el ingreso en cuenta bancaria.

Cuanto recibían el dinero lo retiraban de inmediato. Así, cuando el estafado se daba cuenta de que había caído en un burdo truco y acudía al banco, ya no podía devolver el cobro que le habían hecho.

La Guardia Civil dice que este grupo estafó así unos 50.000 euros, y el grupo lo tenía todo bien montado, pues incluso tenían a una especie de testaferros, que abrían las cuentas y hacían los retiros, con lo que los cabecillas no se mezclaban nunca en estos asuntos, no en la primera línea.

A pesar de ello, la Guardia Civil ha dado con ellos y ahora será el juez el que tendrá que decidir qué hacer con ellos.