Temporada de caza de la torcaz en Ezcaray

La temporada de la torcaz está en pleno apogeo y Ezcaray es uno de los pueblos de la zona en  el que más licencias hay en relación a los habitantes, ya que alrededor de un cuarto de la población tiene licencia para esta actividad cinegética.

caza1

Como en toda actividad que tiene que ver con la caza, los hombres son mayoría, pero son los propios cazadores los que cuentan que cada  vez se ven más mujeres y que entre ellas hay tiradoras excelentes.

Los más mayores cuentan que ésta es una actividad que pasa de padres a hijos y que antes era una de las pocas distracciones que había en el pueblo, de ahí que haya tanta afición por este tipo de caza.

Además de los cazadores,  que pasan unos días entretenidos en plena naturaleza, el ayuntamiento es el mayor beneficiado, ya que ingresa 20.000 euros todos los años gracias a esta actividad.

Como en toda actividad cinegética, los cazadores dicen que hubo tiempos mejores, aunque parece que en este caso no tiene que ver con el descenso de la población, sino con que las palomas son muy listas.

Con el paso de los años se han ido aprendiendo que pasar por la sierra no es buena idea, por lo que muchos bandos la rodean para terminar en Burgos, en donde los cazadores dicen que destrozan la catedral, algo cierto pues las palomas son una plaga en nuestras ciudades.

Las palomas torcaces cuestan mucho dinero a los ayuntamientos, tanto en limpieza como en restauración, de manera que estos cazadores hacen una buena labor mientras se divierten un poco y además ayudan a que los ayuntamientos de la zona reciban más ingresos.

Por supuesto, no faltan los buenos almuerzos y comidas durante las jornadas, que ayudan a hermanar a los cazadores y que también dan un buen  beneficio a las tiendas de la zona, ya que en estos días venden mucho más de lo habitual.